¿BAJAR DE PESO ESTÁ DENTRO DE TUS NUEVOS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO?

Las fiestas y los excesos de las navidades pasan factura y ahora es el momento de empezar con los nuevos propósitos.

Si eres de los que se han propuesto adelgazar o perder los kilos ganados durante las vacaciones, piensa que el verano está a la vuelta de la esquina y cuando antes empieces, mejor.

¡No dejes pasar el tiempo y que las prisas acaben contigo!

Para conseguir tus objetivos, debes hacerlo con cabeza y no caer en los errores típicos que solo te provocarán estrés, ansiedad y desmotivación. Recuerda que las dietas milagros no existen y lo primer de todo es tu salud.

7 Errores típicos cuando queremos bajar de peso:
1.  !Cuantos más, mejor!

Adelgazar significa reducir los depósitos de grasa corporal y éste es un proceso lento y progresivo. Para no verse comprometida la salud de la persona, no se debería perder más de medio o un kilo por semana. Si esto ocurre, debes plantearte si lo estás haciendo bien.

2.  Obsesionarse por los Kg y pesarse a diario

El peso puede variar de un día a otro o de la mañana a la noche, dependiendo de si se ha ido al baño, si ha habido mayor o menor retención de líquidos ese día... Por lo que no es nada aconsejable pesarse cada día porque podemos obtener resultados muy diferentes que provoquen desmotivación y angustia sin ningún sentido.

3.  Saltarse comidas

Saltarse alguna de las comidas principales no facilita la pérdida de peso porque se llega a la siguiente comida con una hambre desmesurada y existe mayor riesgo de comer sin control en la siguiente comida o picotear.

El cuerpo necesita aporte de energía y nutrientes cada ciertas horas y, además, esto ayudará a activar nuestro metabolismo. Por este motivo, es recomendable organizar bien las comidas y no dejar pasar más de 3 horas entre una y otra.

4.  Abandonar la dieta cuando se ha comido un alimento prohibido

Caer en la tentación alguna vez no es sinónimo de fracaso. Autocastigarse y pensar que está todo perdido no ayuda para nada, sino al contrario, acabará con el abandono de la dieta.
¡Busca alimentos que te gusten para los momentos más difíciles.!

5.  Comer siempre lo mismo por miedo a engordar

Una dieta para adelgazar no significa comer ensalada verde y pollo a la plancha cada día. Ésta debe ser sana, equilibrada y muy variada para no poner en peligro el estado de salud.

Además, el cansancio por la dieta, el aburrimiento por ciertos alimentos o la rutina pueden desmotivar y acabar con tu fuerza de voluntad.

6.  Romper con la vida social

Hacer dieta no quiere decir que uno se tenga que quedar en casa y acabar con las amistades. Al contrario, debes aprovechar todos estos momentos para reducir tensiones.

7.  Pedir la dieta a otra persona

Ninguna persona es exactamente igual a otra, ni se encuentran en la misma situación: horarios, preferencias por ciertos alimentos, alergias o intolerancias…

¡Acude a un Dietista-Nutricionista y pide tu dieta personalizada que se ajuste a tus hábitos de vida y preferencias!

Compartir

comments powered by Disqus