¿CÓMO DISMINUIR LOS SÍNTOMAS DE LA MENOPAUSIA?

El término MENOPAUSIA indica el momento en que se produce la última hemorragia interna menstrual controlada por la función ovárica. Cuando una mujer pasa un año entero sin síntomas de menstruación ya se considera POSTMENOPAUSICA.

Como ya sabemos, la menopausia puede presentar una gran diversidad de alteraciones ginecológicas, vasomotoras (calores, sudoración, palpitaciones, hipertensión arterial), osteoarticulares (dolores articulares y osteoporosis debido al déficit progresivo de estrógenos), hormonales y psíquicas (inquietud, ansiedad, depresión, celos).

En esta etapa, es muy normal que aumente la sequedad y los picores en la piel, haya menos elasticidad, más arrugas, presencia de manchas y cuperosis...
La falta de irrigación sanguínea provoca una disminución de aporte de nutrientes, por lo que es muy fácil que haya caída de pelo.
Pero, el gran problema para la mayoría de mujeres menopáusicas son ¡EL AUMENTO DE PESO Y LOS SOFOCOS!.

Los sofocos pueden estar favorecidos por factores externos como el estrés, las bebidas muy calientes, el alcohol, los cambios de temperatura, los alimentos picantes...

Por lo que se refiere al peso y constitución, hay que ser conscientes que es una época de cambio, en la que tiene lugar un aumento de masa grasa que se localiza preferentemente en la zona abdominal y una disminución de la masa muscular.

Para acabar con todos estos efectos, es muy importante tomar conciencia e introducir una serie de cambios en nuestro estilo de vida: ¡DIETA, CONTROL DE PESO Y EJERCICIO!

¿CÓMO DEBERÍA SER LA ALIMENTACIÓN DE UNA MUJER MENOPAUSICA?

  • GRASAS: nunca debemos abusar de las grasas pero en esta época sobretodo no se deben reducir demasiado para no favorecer y potenciar la sequedad. Es esencial reducir la grasa saturada (carnes rojas, derivados cárnicos, leche o lácteos enteros) y aumentar las grasas poliinsaturadas (Omega-3 y Omega-6, con propiedades cardiovasculares y protectoras (pescado azul, nueces y frutos secos, granos de lino, soja, legumbres, aceite borraja y onagra, etc.).
    Con estos alimentos, aparte de disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares ya que, como todos sabemos, la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas y colesterol tiene una relación directa con este tipo de enfermedades, nos ayudarán a mantener la piel joven.

  • CALCIO: la capacidad de absorción del calcio disminuye con la edad y si a esto le sumamos la falta de ejercicio físico, fármacos y otros componentes de los alimentos que dificultan la absorción de este mineral como son los fosfatos, los oxalatos y los fitatos, el porcentaje de riesgo a padecer osteoporosis y fracturas se dispara al máximo. Para contrarrestar este efecto, es importantísimo un aporte correcto diario de calcio (1000-1200 mg/día) y combinarlo con alimentos que favorecen su asimilación como es la vitamina D (pescado azul, sol, yema del huevo, aceite de bacalao), la lactosa (azúcar presente en la leche) y los cítricos.

  • VITAMINA C: potente antioxidante que favorece la sítensis de colágeno y, por tanto, previene la formación de nuevas arrugas, pérdida de elasticidad... La vitamina A, la vitamina E y el selenio también tienen importantes efectos antioxidantes y antienvejecimiento. Es muy importante el aporte de alimento crudo como son las ensaladas en todas las comidas y, sobretodo, sin abusar de la fruta por su alto contenido en azúcares.

  • VITAMINA D: se recomienda comer pescado azul 2 veces por semana y tomar el sol a diario unos 15 minutos.

  • SODIO: tomar sal con moderación para prevenir la hipertensión y, además, facilita la retención de líquidos. Se deben evitar alimentos ricos en sodio como los embutidos, quesos, carne, pan, alimentos precocinados y enlatados...

  • FIBRA: Importantísimo el consumo de fibra pero, no superar los 30 gramos al día porque el exceso de fibra puede dificultar también la absorción del calcio de la dieta.

  • EVITAR EL ABUSO DE ALCOHOL Y TABACO

¿Y para las sofocaciones?

4 grandes aliados que ayudarán a controlar los sofocos:

  • Control de peso, teniendo en cuenta que el sobrepeso, el estrés, la angustia aumenta el número de sofocos.

  • Infusiones de Salvia: 1 - 1,5 litros al día ayudará a reducir los sofocos, a mejorar la circulación y la diuresis.

  • Isoflavonas: forman parte del conjunto de los fitoestrógenos, los cuales ayudan a mejorar todos los síntomas típicos de la menopausia y, además, protegen de enfermedades cardiovasculares, de la arteriosclerosis y del desarrollo de cáncer de mama, endometrio y colon. Están presentes en la soja, legumbres, ajo, avena, cebada, semillas de calabaza, zanahorias, champiñones, própolis, ginseng...

  • Aceite de onagra: tiene un gran efecto hidratante y es una importante fuente de Omega-6. Es ideal para el buen estado e hidratación de la piel, uñas y pelo, y con grandes propiedades antiinflamatorias.

Compartir

comments powered by Disqus