DEJA DE PENSAR EN DIETAS MILAGRO Y PONTE EN MANOS DE UN NUTRICIONISTA

...Y qué duros son los meses post-vacacionales... debéis pensar muchos!

Pues sí, la realidad es que estamos empezando con aquellas largas épocas de agobio porqué no nos entra ninguna pieza de ropa del año pasado, nos sentimos pesados, hemos perdido agilidad y nos empieza a entrar la prisa para perder esos kilos que nos sobran antes de las queridas navidades, ¿verdad?. ¿A quién no le ha pasado esto?

Pues claro está, venimos de unos meses de gloria, que no pensábamos en dietas, sólo en las vacaciones, pasarlo lo mejor posible y ser felices! Pero que no cunda el pánico.

Se debe empezar por el principio, sin prisas y quítate los milagros de la cabeza!

El primer gran error cuando nos planteamos empezar a cuidarnos, es recurrir a la persona o medio que nos promete perder todos esos kilos (y más) lo antes posible.

Pues para empezar, tenemos que tener en cuenta que la pérdida de kilos debe ser pérdida de GRASA, no de masa muscular.
Cuando perdemos peso demasiado rápido, debemos plantearnos si lo estamos haciendo bien. ¿Porqué? Pues la masa muscular es el componente que más pesa en nuestro cuerpo, teniendo en cuenta, además, que la musculatura está hidratada y su pérdida comporta también pérdida de agua, provocando deshidratación del cuerpo.

Una vez se ha perdido masa muscular, es difícil recuperarla si no es con ejercicio físico y trabajo!

Entonces, ¿qué peso sería el correcto perder en una semana? Pues una disminución correcta de peso no debería sobrepasar el kilo por semana, es decir, 4Kg por mes aproximadamente. Y para demostrar que no es tan fácil perder kilos (de grasa), os expongo un ejemplo muy fácil de entender:

1 gramo de grasa aporta 9 Calorías. Esto quiere decir que para perder 1 Kilo de grasa de nuestras reservas, nuestro cuerpo debe llegar al final de la semana con un balance negativo de 9.000 Calorías, teniendo en cuenta que nuestra dieta nos debe aportar cada día 1.500-1.800 calorías como mínimo (según el peso de la persona y actividad). Por esta razón, olvídate de dietas milagro y no corras el riesgo de sufrir un efecto rebote cuando la dejes.

Miles de personas que adelgazan muchos kilos en pocos meses, recuperan todos los kilos perdidos e incluso ganan más de los que pesaban inicialmente, cuando dejan de hacer la dieta.

El segundo gran error: nos olvidamos de nuestra salud, la prioridad en este momento es ¡ADELGAZAR!
Una dieta debe ser siempre sana, lo más equilibrada posible y personalizada. Además, el objetivo de ésta no debe ser solamente adelgazar, sino aprender a comer bien y conseguir unos buenos hábitos alimenticios.
Nadie dice que sea fácil, pero ten por seguro que la gratificación al final es mucho más!

Si logras conseguir una buena educación nutricional, estás salvado para el resto de tu vida!

Te sentirás bien, sabrás lo que debes comer y lo que no en cada momento, si lo estás haciendo bien o te estás pasando, serás consciente de lo importante que es tú alimentación para tu salud y, por tanto, el riesgo a volver a unos malos hábitos alimenticios será mucho más pequeño porqué disfrutarás de lo que es COMER BIEN.

¡Busca un especialista que te ayude a lograr tus objetivos y verás que ganas mucho más!

Compartir

comments powered by Disqus