DIETA ANTI-ESTRÉS

Ha llegado el momento de ponerse las pilas y olvidarse de las vacaciones. ¿Empieza el estrés, el agovio, las largas e interminables jornadas de trabajo, sin tiempo para nada...?

¡ES EL MOMENTO DE ORGANIZARTE Y BUSCAR TIEMPO PARA TU SALUD Y ALIMENTACIÓN!

La gran mayoría de personas logran encontrar tiempo para todo (deporte, amigos, família, compras...) pero se olvidan de los más importante: su ALIMENTACIÓN.

Y es que pueden estar 8 horas seguidas sin comer y su súnica forma de alimentarse es abrir la nevera y coger cualquier cosa, sin prestar atención de lo que están comiendo. Lo más importante es que sea bueno, apetecible y rápido de preparar.

Pues, en estas épocas de estrés, aunque no seamos conscientes o no lo veamos, comporta a largo plazo una serie de trastornos y enfermedades que debemos evitar. ¿cómo? Lo primero que hay que hacer es plantearse si la alimentación que llevamos es equilibrada y correcta. Y de no ser así, debemos corregirlo lo antes posible con la ayuda de un especialista si fuera necesario.

¿Qué es el estrés oxidativo?

Todas las funciones de nuestro cuerpo dependen de un elemento: EL OXÍGENO. Éste es la pieza clave para satisfacer nuestras necesidades energéticas pero, a veces, la oxidación de los combustibles biológicos para obtener energía no es total o explosiva, sino gradual, formando los famosos RADICALES LIBRES.

La reactividad i toxicidad de estos radicales libres han sido relacionadas con enfermedades degenerativas y asociadas al envejecimiento, debido a una producción incontrolada que provoca un aumento de la oxidación en nuestro cuerpo.

Este exceso de Oxidación y radicales libres provocan un mal funcionamiento del organismo a todos los niveles. Por ejemplo, favorecen la aparición prematura de hipertensión y enfermedades cardiovasculares, diabetes tipos 2, disminución de la concentración y de la memoria, bajo rendimiento laboral, mal funcionamiento celular que podría desencadenar un cáncer, etc.

¿Cómo podemos luchar contra estos efectos?

El organismo se defiende del estrés oxidativo producido por los radicales libres, mediante un complejo sistema de defensa protagonizado por los ANTIOXIDANTES, que son los que intentan neutralizar esta agresión. Por lo tanto, esto nos da una idea de la gran importancia que tiene una buena alimentación, ya que de ella dependerá, en gran medida, de que se produzca o no una situación de estrés oxidativo.

Por ello, creo que es conveniente hablar de todos aquellos alimentos y nutrientes que nos ayudarán con la protección antioxidante de nuestro organismo y a contrarrestar los efectos nocivos del estrés.

Como base debemos tener en cuenta que nuestra dieta debe aportarnos:

-La energía necesaria en cuanto a calorías, y repartida correctamente a lo largo del día. No vale estar 7 horas sin comer y, al terminar la jornada, ponerse a comer sin control.

-Las cantidades mínimas necesarias de todos los nutrientes (hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales) prestando muchísima atención con los ¡ANTIOXIDANTES! . A parte de reforzar nuestro sistema inmunológico, serán claves para la prevención de muchas enfermedades y de un envejecimiento prematuro.

  • VITAMINA C: cítricos, kiwi, piña, brócoli, tomate, espinacas, pimientos, alfalfa germinada
  • VITAMINA E: Frutos secos, aceite de oliva, aceite de girasol, aguacate
  • VITAMINA A Y CAROTENOS: Aceite de hígado de bacalao, yema de huevo, zanahoria, espinacas, perejil
  • POLIFENOLES Y FLAVONOIDES: uvas, pasas, cerezas, fresas, ajo, apio, espinacas, arándanos, soja y derivados como el tofu
  • MINERALES ANTIOXIDANTES (ZINC Y SELENIO): germen de trigo, frutos secos, legumbres, marisco

-Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, entre ellas Omega 3 y Omega 6, son muy útiles en la prevención de la arteriosclerosis y de las enfermedades cardiovasculares. Para ello, es necesario tomar cantidades suficientes de aceite de oliva, aceites de pescado, pescado azul, frutos secos y semillas.

-Cantidad suficiente de fibra que nos aportan, sobretodo, las verduras y hortalizas, las frutas y los granos integrales. A parte de mejorar la salud intestinal, previene el estreñimiento, la diabetes, la arteriosclerosis, altos niveles de colesterol y azúcar, el cáncer de cólon…

-Una buena hidratación: no olvidarse de beber continuamente a lo largo del día, a poder ser, agua o infusiones y evitar las bebida gaseosas y azucaradas como la coca-cola.

-Por si todo esto fuera poco, os animo a introducir el GINSENG en vuestra dieta. Es una planta medicinal con grandes propiedades antioxidantes y, además, es un gran aliado para combatir el estrés.

Compartir

comments powered by Disqus