Trucos infalibles para no acabar las vacaciones con kilos de más.

Ya ha llegado el esperado verano: la estación del año más deseada por la mayoría: vacaciones, amigos, playa, cenas infinitas… ¡ALEGRÍA!
Pero cuidado, porque esta tremenda alegría puede convertirse en la pesadilla de muchas personas.

El calor nos invita a destaparnos, mostrar el cuerpo tras un largo invierno de jerséis de cuello alto y enfrentarnos así a todos nuestros complejos.

¡Jarra fría de realidad!

En este momento, es cuando nos planteamos ponernos a dieta (más vale tarde que nunca) y, aunque nuestro objetivo empiece con fuerza, la realidad es que es un momento especialmente difícil para llegar a conseguirlo.

La tentación es grande y el placer de disfrutar comiendo y bebiendo sin límite más! Por eso, voy a daros algunos consejos para hacer más llevadero el camino.

Alimentos light ¿sí o no?

Pues la mayoría de los alimentos light, aunque contengan menos calorías que los alimentos de referencia, siguen siendo muy calóricos y, además, como son light pensamos que podemos comerlos sin límites porque no engordan.

Os pongo un ejemplo para que vosotros mismos lo valoréis:

Otro de los problemas es cuando vamos al restaurante: ¿qué me pido? "...todo está buenísimo pero engorda, estoy a dieta y solo puedo comer verdura…".

Si no quieres saltarte la dieta, no hace falta escoger el plato más insípido y que menos te guste porque, aunque consigas no pasarte de la raya, es muy probable que durante las próximas horas, cuando todos tus amigos se reúnan para merendar o hacer un aperitivo, te enfrentes de nuevo al gran dilema en el que tarde o temprano caerás en la tentación.

Lo peor de todo es que, una vez te has saltado la dieta, el sentimiento de culpa y de fracaso es tan grande que ya no somos capaces de salvarlo. Por lo que "… Paso de dieta y ya empezaré en septiembre…".

Total, que durante estos días es muy probable que aproveches a comer de todo y más, y cuando vuelvas de las merecidas vacaciones te des cuenta de que no son 5 kilos lo que debes perder, sino 10.

Para que esto no pase, intentemos disfrutar de una alimentación saludable y escoger, según los gustos de cada uno, platos sabrosos y apetecibles que nos llamen la atención y nos hagan disfrutar de la comida con las menos calorías posibles.

Entonces, ¿qué plato escoger?

Te propongo un menú equilibrado, bajo en calorías y muy atractivo:

  • 1r plato - Ensalada caliente de verduras y gambas

  • 2º plato - Rollitos de pollo con alcachofas

  • Postres – Flan de crema a la naranja

alt

¿Y cuando quedamos para hacer el aperitivo, no puedo comer nada?

¡NO! Puedes comer como el resto del grupo pero intenta evitar el alcohol y las bebidas azucaradas, las patatas fritas, las olivas, las cortezas, el chorizo, el morro de cerdo frito y sustituirlo por un refresco light, pulpo, mejillones, berberechos, anchoas o gambas a la plancha.

Te animo a que intentes hacer estos pequeños cambios durante tus vacaciones y verás cómo esta vez no llegas al trabajo con mal humor por culpa de los kilos ganados y con la necesidad de una dieta infernal porque no te caben los pantalones que tanto te gustan.

Compartir

comments powered by Disqus