¿POR QUÉ HACER BATIDOS O LICUADOS Y NO ZUMOS?

Todos sabemos que el consumo diario de frutas y vegetales es vital para una alimentación saludable. En el caso de las frutas nos aportan hidratos de carbono simples (azúcares) que corresponden a la energía rápida combinada con fibra, agua, vitaminas, minerales y antioxidantes. Y en el caso de los vegetales nos aportan hidratos de carbono complejos, que corresponden a la energía lenta combinada con fibra, agua, vitaminas, minerales y antioxidantes. Pero muchas veces en consulta nos damos cuenta que el error más común no es comer poca fruta y/o vegetales (que en ciertos casos sucede) sino la forma de hacerlo.

La mejor forma de comer fruta es comiéndola entera, de este modo los temidos azúcares de la fruta (que son buenos ya que son naturales y vienen en la matriz alimentaria que forma la fruta) se absorben lentamente debido al contenido en fibra.

El problema empieza cuándo intentamos consumir la fruta de otras formas.

¿ZUMOS DE FRUTAS NATURALES?

Los zumos naturales de fruta no siempre son una buena opción ya que los azúcares provenientes de la fruta, que están presentes en el zumo, quedan libres. El motivo es la eliminación parcial o total de la fibra de la fruta. Y no hablemos de los zumos de fruta envasados, muchos de ellos equiparables a los refrescos azucarados.

Es decir, los azúcares (hidratos de carbona simples) que hay en la fruta a la que los separamos de la matriz alimentaria (la fruta en este caso, con la fibra, vitaminas y minerales) quedan libres siendo su absorción mucho más rápida.

De hecho la OMS recomienda reducir el contenido de azúcares simples de nuestra dieta para la prevención de sobrepeso, obesidad, diabetes, caries…

Además al hacer un zumo necesitamos más de una pieza de fruta para obtener un vaso de zumo por lo que, a parte de convertir los azúcares de la fruta en azúcares simples estamos consumiendo mucho más azúcar libre que el que está en una sola pieza de fruta.

¿BATIDOS DE FRUTA?

Los batidos de fruta son mejor opción que los zumos de fruta ya que solucionan el principal problema de los zumos de fruta: no tiramos la fibra y de esta forma la absorción de azúcares será más lenta.

A estos les podemos añadir leche, yogures, bebidas vegetales para hacerlos más líquidos a parte de darle más valor nutricional y “camuflar” un poco la fruta, muy útil en niños que no les gusta comer fruta o personas o deportistas que necesitan enriquecer sus comidas debido a sus requerimientos nutricionales más elevados.

¿LICUADOS DE FRUTA?

Los licuados son otra opción a considerar. Aunque sean parecidos a los zumos por el hecho de separar la fibra y no consumirla, tienen aspectos positivos a considerar.

Primer aspecto positivo, en un licuado no solo hay fruta sino también le añadimos vegetales de todo tipo (lechuga, espinacas, pepino, zanahoria, remolacha, tomate, apio…).

Segundo aspecto positivo, no añadimos la misma cantidad de fruta que en un zumo, de esta forma por un vaso de licuado estaremos consumiendo la cantidad de azúcar libre que deje una sola pieza de fruta en lugar de las dos o cuatro piezas de frutas que utilizamos para hacer un zumo de fruta.

Tercer aspecto positivo, es una forma diferente de consumir vegetales crudos aportando multitud de vitaminas y minerales.

Los licuados pueden ser una buena alternativa a aquellas personas que no les guste/cueste comer vegetales, sobretodo en niños o incluso personas mayores.

Cuarto aspecto positivo, hay infinitas combinaciones posibles para hacer un licuado simplemente escoge una pieza de fruta y aquellos vegetales que más te gusten, preferiblemente de temporada ya que tendrán más vitaminas y minerales.

Haz el licuado y añádele especies, semillas y/o canela, jengibre, cúrcuma, pimienta, cacao, sésamo, chia, polen de abeja…

Prueba diferentes combinaciones, como más variados sean los colores de los ingredientes de los licuados, más variedad de nutrientes estarás ingiriendo.

La fórmula que tienes que seguir para hacer un licuado es la siguiente:

  1 pieza de fruta + vegetales a tu elección + especies, semillas…

¿QUE LICUADORA ES MEJOR?

Hoy en día tenemos multitud de licuadoras en el mercado que nos facilitan mucho el hacer un licuado de forma rápida y sin ensuciar muchos más utensilios de cocina.

Hay 3 tipos diferentes de licuadoras según su forma de extracción del zumo: extractores por centrifugación (o licuadora común), extractores por masticación (cold press) o por trituración de doble hélice.

La mejor opción son los extractores trituración de doble hélice ya que son los que elaboran zumos de más calidad (extracción cold pres, a baja velocidad y temperatura, conservando mayor cantidad de nutrientes de los alimentos), extraen más cantidad de zumo de los vegetales, se le pueden añadir otros alimentos como especies, semillas… y puedes conservar más tiempo (1-2 días) el licuado resultante sin que pierda sus propiedades.

Ahora ya sabes otras formas de consumir vegetales, solo te queda decidir cuál es la que prefieres y escoger aquellos alimentos que le quieras exprimir al máximo los nutrientes!

Y recuerda… ¡el monstruo del azúcar mejor dejarlo encerrado en “la cárcel de la fibra” que libre en el paraíso del dulce!

Compartir

comments powered by Disqus