GRANDES ALIADOS PARA ÉSTE VERANO

Llegados los meses de verano y de altas temperaturas, es vital llevar una correcta alimentación que nos nutra y nos dé energía pero, aún es más importante, que nos aporte suficiente cantidad de agua y minerales para compensar las grandes pérdidas de líquidos y de electrolitos a través de la piel (sudor), de la respiración y de la orina.

Pues para que se mantenga la homeostasia (equilibrio), el aporte de agua y electrólitos al organismo debe estar equilibrado con la salida de los mismos. De no ser así, los niveles de agua y de sales minerales pueden llegar a tal bajos niveles que podrían desencadenar problemas como por ejemplo rampas, bajadas de presión, mareos, desconcentración o debilidad. Por este motivo, es imprescindible, más que nunca, controlar mucho la ingesta de agua y minerales como el potasio y el sodio (principales minerales que regulan la homeostasis), consiguiendo así el máximo equilibrio hidroelectrolítico del organismo y su correcto funcionamiento.

Durante el verano, la apetencia por los alimentos fríos, refrescantes y fáciles de preparar se multiplica, por lo que son muy buenos aliados los licuados o batidos de frutas y verduras. Además, su alto contenido en nutrientes ayuda a asegurar las cantidades diarias recomendadas de vitaminas y minerales tan importantes para la salud de nuestro cuerpo como para el cuidado de nuestra piel, cutis, uñas y cabello.

Naturalmente, los zumos no deben ocupar en nuestra dieta el lugar de las frutas y verduras enteras, cuyo consumo aporta gran cantidad de fibra. Pero, si sustituimos los refrescos que tanto nos apetecen en meses de altas temperaturas por batidos o granizados caseros, conseguiremos grandes beneficios para nuestro cuerpo y reduciremos gran cantidad de azúcares, grasas y calorías vacías, EVITANDO LOS TEMIDOS KILOS DE MÁS.

Y para aquellas largas tardes de verano en las que nos encontramos con los amigos y no sabemos que tomar? Este es en el momento que, sin darnos cuenta, llegamos a consumir grandes cantidades de azúcares que, sin lugar a dudas, facilitan la acumulación de grasa, la formación de celulitis, la retención de líquido, o incluso, el mal estado de la piel (sensibilidad y picores). Y lo peor de todo es que su alta concentración de azúcares no solo no quita la sed, sino que a la larga produce todavía más. Lo mismo suele suceder con los helados, las horchatas, los granizados o las bebidas con gas. Éstas últimas, además, retrasan el vaciado gástrico, pueden producir gases e, incluso, pueden abrir el apetito.

Ha llegado el momento de poner remedio!

Las frutas del verano tienen un color y un sabor maravilloso, desde el rosa brillante de un licuado de sandía hasta el intenso púrpura zumo de moras y frutas del bosque o el suave naranja de un batido de melocotón.

La vitamina C y los carotenos son excelentes antioxidantes que forman parte de la primera barrera de protección contra el envejecimiento, desde la parte más externa, la piel, hasta la capa más interna de nuestro cuerpo, las células.

Sobretodo, ahora en verano, en época de importantes exposiciones solares, los carotenos nos ayudarán a garantizar una buena salud de la visión y un buen estado de la piel, facilitando el bronceado y evitando la sequedad, el acné, los eczemas y las quemaduras solares.

Existe un largo listado de frutas y combinaciones para preparar licuados y batidos que, además de hidratar, ayudarán a desintoxicar y purificar el cuerpo, a aumentar la resistencia a las infecciones o resfriados y, sobretodo, a prevenir el envejecimiento.
Frutas como el melocotón o los nísperos también son una fuente importante de carotenos por lo que podría ser otra opción para aquellos que no les gusta la zanahoria.

Podemos utilizar cualquier fruta de la temporada para preparar deliciosos batidos refrescantes, añadiendo cubitos de hielo y 1 vaso de bebida vegetal, como puede ser la de arroz y coco o de almendras, en la batidora hasta obtener una consistencia uniforme, parecida a la de una crema o puré. Y para los mas calurosos, podemos añadirle hielo picado y convertirlo en un fabuloso granizado que podrá competir con los mejores helados y horchatas de cualquier bar o heladería.

Todos los zumos, licuados o batidos proporcionan hidratación al cuerpo y lo mantienen fresco, pero frutas como el pepino o la sandía pueden favorecer una mayor sensación de frescor que otras. No es extraño encontrar pepino en muchas de las recetas veraniegas: resulta ligero, depurativo y muy refrescante. El agua de Sandía actúa como una revitalizante bebida isotónica gracias a su riqueza en vitaminas y su variado aporte de minerales.

Otra de las frutas claves para el verano, ya sea en forma de sorbete, como entrante o como ingrediente de cualquier batido, es la piña. Se trata de un fruto tropical muy rico en vitamina C, fibra y minerales muy recomendable, además, por su enzima bromelaina que ayuda a mejorar los procesos digestivos y el sistema circulatorio, evita los gases y alivia el empacho. Resulta ligera, diurética y depurativa por lo que se convierte en un postre excelente.

Compartir

comments powered by Disqus